Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Acepto

PADRE LUIS AMIGÓ


LUIS AMIGÓ es un gran personaje que se preocupó especialmente por los chicos más necesitados a los que dedicó sus ilusiones y gran parte de su tiempo. Como no podía resolver él solo todos los problemas, fundó dos Congregaciones religiosas para atender a la juventud más necesitada, marginada o desviada... Y así nacieron los religiosos/as Terciarios Capuchinos (Amigonianos).

También fundó Seminarios para la preparación de los futuros Amigonianos y Centros para la prevención y educación de buenos ciudadanos.

En el Amigó de Pamplona queremos seguir las huellas del P. Luis Amigó, propagar los sanos principios de su Pedagogía del Amor, ayudar a los más necesitados, hacer una gran Familia Amigoniana llena de verdaderos amigos y ser un lugar de convivencia, participación, espíritu abierto y deportivo para nuestro entorno.

¿Sabías que LUIS AMIGÓ nació en Masamagrell, Valencia, que fue Capuchino y luego Obispo, que lo van a hacer Santo, que los religiosos/as fundados por él hace cien años ya están extendidos por todo el mundo, que muchos de ellos son navarros, y han pasado por el antiguo Colegio de San Antonio de la Chantrea y últimamente por el Colegio LUIS AMIGÓ de Mutilva Baja?

Un discípulo de Amigó ha de ser sencillo - con el espíritu de San Francisco -, abierto y compasivo, comprometido, sacrificado, solidario, amable, servicial, austero... ¿Estás preparado para emprender el camino? En este curso debes aprender muchas de estas cosas.

padreluisamigo 

padreluisamigo2

Biografía

En el santuario de Montiel, Valencia, el 11 de mayo de 1885 funda la Congregación de Terciarias Capuchinas de Sda. Familia; y cuatro años más tarde, el 12 de abril de 1889 en Massamagrell, su pueblo natal, la de Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores. Ambos institutos se dedican preferentemente a la resocialización de los jóvenes alejados del camino de la virtud del bien. En 1902 reciben su aprobación pontificio ambos institutos.

El perfil moral del Siervo de Dios nos lo dejó trazado Mons. Lauzurica en estas palabras: "Este es su verdadero retrato. El fondo de su ser, la paz; su vestidura, la humildad. Fue su vida correr manso de un río, sin declives pronunciados ni desbordamientos que rebasaran el cauce. A su paso florecieron las flores de toda virtud; la caridad, la pobreza, la humildad, la austeridad, el sacrificio... La bondad de su hermosa alma se le irradiaba en la sonrisa que iluminaba su rostro; sonrisa que ni la muerte pudo borrar"

Su espiritualidad, hondamente cristocéntrica, mariana y corredentiva, caracterizó su larga vida y constituye, junto con ese espíritu ecuánime, abierto y hospitalario que legara a sus hijos, la base del milagro que éstos vienen realizando con los jóvenes extraviados.

Obispo primeramente de Solsona (1907-1913) y luego de Segorbe (1913-1934), su quehacer lo dejó bellamente plasmado en el mote de su escudo episcopal: "Doy mi vida por mis ovejas".

Falleció el 1 de octubre de 1934. El cuerpo de este gran apóstol de la juventud extraviada reposa en Massamagrell, Valencia, en la cripta que se hizo construir en la casa de sus religiosas Terciarias Capuchinas. Su sepulcro es meta de continuas peregrinaciones.

Fotos / Videos

Fotografías
Vídeos